domingo, 31 de marzo de 2013

Leonor Rodríguez, un éxito irremediable



Aridane Ávila- Las Palmas de Gran Canaria

A finales de diciembre de 2012 coincidí con Leo en un avión Barcelona-Gran Canaria. Ella venía a ver a su familia y yo de ver a la mía. Los que por fortuna estamos metidos dentro del círculo del baloncesto nos vemos obligados a transitar en aviones la mayor parte del año a veces afortunadamente (por hacer lo que nos encanta) y en otras ocasiones de manera desgraciada por pasar más tiempo del recomendable, lejos de parejas, padres o seres queridos. Tal vez es un peaje que se nos pone por poder vivir la vida que queremos y que nos hace felices. El tiempo nos lo dirá. 

Se me planteó una duda porque lo fácil hubiera sido saludarla. Me tocó detrás en la fila para entrar al avión y se sentó justo detrás mío en la fila 8, teniendo yo la 7. Asiento D, pegado a la ventana como siempre. La entrevisté hacía apenas seis meses en Radio Marca cuando al finalizar la 2011/2012 regresó a España por unos días a visitar a la que, bajo mi punto de vista, es la principal causante de su éxito, su familia.  Pero entre mi poco afán de relaciones públicas, y el conocimiento de su humildad y derecho a la intimidad, hicieron que respetara su tránsito en el avión, y seguro que el futuro nos dará nuevas oportunidades. Espero que muchas porque eso es que yo sigo en esto, y que ella sigue triunfando.

Rodríguez ha triunfado de manera exponencial en USA / gamedayr.com


Conozco a su hermana Laura desde hace seis años. Compartimos facultad en la ULPGC y por aquellas cosas a los dos, entre otros, nos escogieron para ir a un Campus de Excelencia en Fuerteventura. Al ver los apellidos "Rodríguez Manso" lo primero que le pregunté fue: ¿Eres la...? y ni siquiera me dejó acabar.- Sí, sí soy la hermana de Leo. Lo que pasa es que yo no le preguntaba por Leo, sino por su otra hermana Loreto, que entonces era la Jefa de Prensa del C.B. Islas Canarias y a mí me interesaba más la parte periodística que la deportiva. Pero bueno, tampoco me importó la respuesta porque ahí conocí a Leonor Rodríguez (Las Palmas de Gran Canaria ,1991). Ya entonces Laura me pareció una tía cojonuda, y cuando compartimos el Máster de Periodismo en Baloncesto de la FEB, lo confirmé. 

Su debut en Liga Femenina, el de Leonor, parecía el resultado de una operación que no podía fallar. Arrasando en la base, no había rival que pudiera hacer frente a la cantera del C.B. Islas Canarias. El trabajo con Begoña Santana es duro, pero no hace falta enumerar la gran cantidad de jugadoras que se han convertido en estrellas bajo su disciplina. Ya con Mingo Díaz en el primer equipo la exigencia no es menor, por lo que la evolución iba asociada al trabajo. Coincidió con la llegada de la primera africana a la entidad amarilla Vanessa Blé, lo que hacía del dúo Rodríguez-Blé  la pareja más prometedora de la competición. A la larga el tiempo ha dado la razón, porque la marfileña se acaba de proclamar MVP de la Liga Femenina, y Leonor ha liderado a la Florida State University en la NCAA. Campeonas de Europa U20 en 2011 en una vibrante revancha ante Rusia, sus carreras a pesar de su corta edad están solo al comienzo. Un empezar que no fue fácil por ser entonces una competición la española, que tenía poco lugar a las jugadoras jóvenes. 

Blé y Rodríguez en periodo de formación / bskt.com.es

Si algo ayudó a Leo fue la presencia de veteranas con galones en la Liga como Brooke Wyckoff , o Taru Tuukkanen. Sobretodo la primera, pieza fundamental en su carrera en Florida State donde ejerce como ayudante de Sue Semrau (Coach de la FSU) desde que se retirara luego de una interesante carrera en España "Brooke fue compañera mía cuando llegué al equipo de Liga Femenina. Ahora me ayuda mucho porque comprende perfectamente el juego europeo” afirmaba hace un año en RADIO MARCA. En la 2007/2008 ya disputó minutos importantes con la casaca amarilla. Destacó en el último choque de la liga donde  el conjunto de Maikel López se enfrentaba en la última jornada de liga ante el Olesa de Lucas Mondelo, actual seleccionador español y referente como veremos más adelante en la carrera de la base. Rodríguez Manso le arrebató el puesto de base titular a Elena Álamo y por solo dos puntos (97-95) las grancanarias se quedaron fuera de los Play Off. Ya entonces se presumía algo de la magia de Leonor, cuando una niña acompañada de su padre en la grada, al verme con los aparatos de la retransmisión, se me acercó y me comentó que era una gran jugadora y al salir del pabellón vi como la esperaba para poder guardar su autógrafo.

Leo con Tuukkanen y Brooke Wyckoff /Blog de Taru Tuukkanen

Ya en la 2008/2009 se convirtió en pieza esencial. Coincidió de nuevo con Blé en el primer equipo y la llegada del tridente balcánico (Perovanovic-Kresovic-Knezevic) al final trajo más pena que gloria. Con 19 derrotas y solo 7 victorias las amarillas firmaron una de las peores campañas en los 30 años de élite en la máxima categoría. Sin duda un buen momento para replantearse cosas y de nuevo priorizar lo más importante en su camino de vida, los estudios. 

Tras varias visitas de universidades americanas a La Paterna, sus padres volvieron a jugar un papel fundamental. Sinceramente me parecen dos grandes personas. Manolo es cercano y capaz de hacer cualquier cosa para que te sientas a gusto, mientras que Luisa nunca deja nada al azar y legendarias son ya sus bolsas de caramelos al acabar los partidos. Un nuevo ejemplo fue este fin de semana cuando Jacinta Monroe y Cierra Bravard, formadas en la FSU, se acercaron como locos a saludarlos al acabar el choque entre el GC2014 y el UNI Girona. Pero eso al final, son anécdotas porque lo importante de una educación, que al fin y al cabo es el mejor legado que se le puede dejar a unos hijos, es ver que tu descendencia es ejemplo en todos los ámbitos de la vida. Por ello sus padres le guiaron, pero desde pequeña para que ella pudiera tener autonomía de poder escoger la mejor vía para su vida, y esta sin duda estaba al otro lado del charco, y en concreto en la FSU (Florida State University). "Era la que presentaba mejores posibilidades deportivas al haber estado en la Final Four de este año y ser una de las mejores universidades en sus equipos femeninos" afirmaba en encancha.com al finalizar la campaña. 

Lo primero que viene a la cabeza cuando se habla de Florida es Miami, y en su defecto Orlando. Si preguntas cúal es la capital del estado peninsular que lleva su nombre, pocos conocerán que se trata de Tallahassee. Ciudad dinámica de casi 200.000 habitantes conserva, aunque sea difícil, el encanto indígena de la que fue despojada por la conquista hace cinco siglos. Su nombre es en lengua amerindia, "viejos campos" o "pueblo viejo" y hace referencia al poblado seminole donde vivía la tribu Apalachee

En este lugar al norte de Florida se encuentra la Florida State University, que en su terreno deportivo toma el nombre de guerra de las "Seminoles", eso sí bajo autorización expresa de la tribu.  Con 36.000 estudiantes en su campus reúne un gran número de carreras prestigiosas que la convierten en referencia dentro de las doce universidades que tiene Florida. De carácter público, cuenta con un presupuesto de más de 563 millones de dólares, lo que le permite tener algunos campus en el mundo, incluso uno en España, más concretamente en Valencia a los pies de las Torres de Serrano, pegadas al cauce del antiguo Túria. Esa a grandes rasgos iba a ser la nueva casa de la jugadora formada intelectualmente en el Colegio Guaydil.

Entrada a la FSU / www.fsu.edu

El principio no fue fácil para la isleña con raíces mañas. A su llegada se tuvo que perder los primeros nueve partidos de liga, al no admitir la NCAA que las jugadoras que hubieran tenido algún contacto profesional pudieran disputar la liga universitaria sin sanción. "El principio fue difícil, por supuesto, y sobre todo cuando yo estaba sola y no tenía a la familia aquí", dijo Rodríguez. "Muchos días era difícil, y algunos días me sentía como que quería renunciar, pero esa no soy yo. Creo en mí misma, sé lo que puedo hacer, yo sé lo que puedo hacer. Sólo necesitaba más tiempo para trabajar y para adaptarme a este estilo de juego" afirmaba la canaria en la entrevista que Graham Heys, le realizó para la prestigiosa ESPN, cadena en la que lleva 14 años. A mayores dificultades, mayor fortaleza mental. Muchas son las historias de jugadoras españolas que han empezado el ciclo universitario americano, y que al finalizar el primer año han regresado a la piel de toro. Pero los que conocían a Leo sabían que ella no se iba a amilanar, probablemente porque el baloncesto era importante, pero no lo más importante. Para cualquier joven tener la oportunidad de ser becada en una Universidad americana es un sueño, por lo que era cuestión de tiempo poder disfrutar de la NCAA

La 2009/10 y la 2010/11 fueron frustrantes en lo deportivo. Un total de 45 puntos, repartidos en 2'7 y 2'8 tantos de media respectivamente. Lejos, muy lejos de su capacidad como baloncestista. "Creo que a causa de los primeros años aquí, es por lo que estoy donde estoy ahora" afirmaba al periodista Heys.  La evolución baloncestística parecía estancada, pero su progreso en los estudios caminaba imparable. Dietética era el camino y principalmente la razón por la que vivía en Estados Unidos. 

Leo en su primer año yankee / fsu.edu


Todo empezó a cambiar en la 2011/2012. Casí 5 puntos por noche, mejor asistente del equipo y un mayor protagonismo en la pista de la ACC (Atlantic Coast Conference) que empezaba a notar el protagonismo de Rodríguez en la dualidad estudios-deporte como me contaba el mayo pasado ”La carrera la llevo muy bien, allí está montado de tal manera que se pueden combinar ambas cosas de manera natural. A mi simplemente me gusta el baloncesto y si vienen cosas las acepto. Es una oportunidad increíble porque aprendo el idioma entre otras cosas”. El estudiar era fundamental "Allí si no hay buenas notas, no puedes jugar. Por lo tanto si no tienes cierta media, no hay baloncesto” contaba Leo en una campaña que las Seminoles acabaron con balance 14-17, el primero perdedor en una década.

Una de las claves para solo ocuparse de estudiar y dedicarse al baloncesto es la inteligente disposición que proponen en la Universidad para poder vivir “Mi familia allí es mi equipo. Cuando te dan el cheque para poder estudiar puedes escoger la manera en la que quieres vivir. Yo escogí vivir en un apartamento con otras dos compañeras, inglesas en este caso. Lo bonito es que puedes tener muchos amigos y amigas y en un ambiente muy deportivo” me explicaba en la charla radiofónica de hace 11 meses. Quién nos iba a decir entonces, el cambio que se iba a producir en su situación deportiva en el último año en el programa universitario de Florida State. Antes, eso sí, una llamada con la selección española absoluta dentro de la concentración del verano 2012. Allí coincidiría de nuevo con Vanessa Blé, que por caprichos del destino, fue su compañera en el inicio de esta andadura. La intuición dice que solo es un segunda escalón en sus respectivas carreras. "Fue toda una sorpresa. Es todo un orgullo ser llamada por la selección española absoluta de baloncesto. Siempre ha sido un honor para mí defender los colores de España, la experiencia siempre ha sido genial con las categorías inferiores, y ahora el poder convivir con las mejores jugadoras de España, ha sido una experiencia inolvidable" afirmaba a Jon Herrero en la prestigiosa web Zona Dos Tres. Mondelo fue el que la llamó, el mismo ante el que vivió el primer partido clave de su carrera en Olesa y el que ha seguido confiando en ella "Creo que su currículum deportivo habla por sí solo. Este es el cuarto verano que coincido con Lucas, es un entrenador que me transmite mucha confianza y eso es algo que yo aprecio y valoro mucho" le contaba a Herrero en junio pasado. 

Rodríguez defendiendo la elástica nacional / encancha.com

11 de noviembre de 2012. Primer encuentro "serio" de la campaña en la NCAA. Con algunas piezas nuevas pero con la fortaleza de un grupo sólido con Alexa Deluzio (debilidad personal de quien escribe) a la cabeza las de Sue Semrau arrasan a Samford. 77-42 es el resultado final y ya existe un cambio sintomático en la carrera de Rodríguez Manso. Sale como titular, disputa 26 minutos y anota 10 puntos. Casi la mitad de los que metió en las dos primeras temporadas, con lo que parecía claro que algo estaba siendo diferente. “Ha trabajado. Pero en estos cuatro años ha trabajado en su cuerpo, y creo que es una cuestión más de libertad que de talento. También es de confianza, y cuando juegas con libertad, se traduce físicamente” contaba la asistant coach Wyckoff como clave en el cambio para la ESPN. 

Éxito tras éxito es como se puede catalogar la campaña para Leonor y la FSU. Para el equipo porque pasó de un balance perdedor (14-17) a uno ganador (23-10) y colarse en la post temporada. Y para ella porque en el apartado estadístico batió sus mejores marcas en todos los registros. 33'3 minutos disputados que la convierten en la que más minutos jugó del roster, 14'9 puntos siendo la máxima anotadora del equipo, 33 veces titular de 33 partidos jugados y 14 veces máxima anotadora del equipo, teniendo un tope de 28 puntos en el partido contra Iowa (83-69) ante 2.389 espectadores. Todo ello con unos porcentajes bastante aceptables para ser la líder de Florida State. Esto no hizo otra cosa que contribuir a un equipo que solo ha perdido dos partidos en su Arena y que entró con un horizonte bastante esperanzador en el March Madness....hasta que el sorteo deparó un emparejamiento brutalmente difícil. 

Primero Princeton, equipo aceptable que únicamente contaba con Blake Dietrick como jugadora con cierta calidad. Trámite que fue solventado por 60-44 y que contó con Leo como máxima anotadora con 12 tantos. Pero desde Sue Semrau hasta King-Gilchrist,la jugadora con menos minutos, sabían que el reto imposible venía ante la temida Baylor de Brittney Griner. Con una facilidad física inaudita dentro del baloncesto femenino mundial, la interior se merendó a las Seminoles en un abrir y cerrar de ojos. La primera parte acabó 20-51 y al final del partido el electrónico reflejaba un 47-85 que dejó impresionado a los 9.552 espectadores que se dieron cita. Leonor, en la línea del equipo estuvo lejos de sus números aunque volvió a ser la máxima anotadora de Florida State con 11 puntos, pero con un deficiente 3/18 en tiros de campo. Lejos de sus números, pero sobretodo de sus sensaciones en la última campaña, aunque evidentemente ésta se debe considerar un éxito. En todos los "highlights" del mundo apareció el tapón que Griner le infringió a Leo, cuando ésta intentaba penetrar a canasta.



Ahí acabó el periodo universitario de Leonor Rodríguez en lo deportivo con Florida State University, en Waco, Texas. Con una derrota de las que se aprende, como sus primeros tres años que le guiaron en este último plagado de éxitos, como el que le hizo convertirse en jugadora de la semana en la conferencia, o entrar en el "1st Team All ACC" al final de la campaña."Ella ve las cosas que se pueden desarrollar como nadie en nuestro equipo. Ella no reacciona, está creando. Es como un cocinero frente a alguien que está pasando una receta. Ella va a encontrar algo que lo hace aún mejor de lo que dice esa receta. Es muy divertido para verlo, y es muy divertido jugar con ella" decía de ella la coach Semrau a Heys en ESPN. 

El éxito en lo deportivo fue cuestión de tiempo, y en lo académico ya está entrando en su recta final para poder ejercer en Dietética en un breve espacio de tiempo. Si lo hace como juega, tendrá también el éxito garantizado. No obstante ya ha recibido varios premios, y obtiene una media de notable alto en sus calificaciones.

Mucha expectación levantó la isleña en su periodo en la FSU / fsu.edu


Pero existe un cierto miedo infudado para su futuro deportivo, en su a veces, excesiva responsabilidad y humildad. Su prevalencia por los estudios, más allá del baloncesto le hace entrar temblores a numerosos General Manager de equipos del baloncesto español y de la WNBA. Porque saben, que para Leo, lo primero es estudiar y hoy en día lo lógico al acabar una carrera, es empezar un máster. No obstante ya afirmó a Radio Marca primero, y en Zona Dos Tres más adelante, que volver a Gran Canaria y jugar bajo la discplina de Mingo, Begoña y Maikel es una buena opción "Mi intención sería seguir jugando al baloncesto cuando acabe la carrera. Quién sabe si podría ser aquí en Gran Canaria, yo se que el club me podría acoger, pero todavía queda mucho y estoy centrada en mis estudios” aunque por la WNBA no mostraba el mismo interés a Jon Herrero, sin cerrar ninguna puerta "La WNBA no está entre mis objetivos, pero nunca se sabe".

Esta es la historia de Leonor Rodríguez Manso en marzo de 2013. A un paso del profesionalismo baloncestísitco, y con una mochila cargada de experiencias útiles para la vida. Las cogió en la tierra prometida del baloncesto, pero las empezó a gestar en la isla que le vio crecer. Hay gente que nace con predisposición al éxito, pero siempre fundamentada en el entorno que le guía el camino para poder lograr aquello que solo no sale. 

Manolo y Luisa lo saben, como yo también se que la próxima vez que la vea en un avión mi obligación será saludarla. Será de justicia al tener delante, probablemente, a la deportista española con mayor proyección deportiva e intelectual de la última década.




Entrevista a Rodríguez en una TV de la propia Florida State University



Entrevista en la FOX, donde la canterana amarilla repasa su trayectoria en Florida State





Entrevista a Leo, después del decisivo choque ante NC State donde metió un triple sobre la bocina desde 8 metros





Divertido cuestionario rápido realizado por la propia TV de las Seminoles


Foto del espectacular tapón de Brittney Griner / wsbtv.com







viernes, 8 de marzo de 2013

Vídeo visita al Colegio Brains

El 8 de marzo está considerado el Día de la Mujer. El CB Islas Canarias siempre ha estado íntimamente relacionado con la acción social y por ello ante cualquier fecha especial, siempre estará al lado de quien lo necesite. En esta ocasión se viajó hasta el Colegio Brains en un emotivo acto con las alumnas y alumnos de la escuela. Clica en la noticia y podrás ver en 9 minutos el resumen de las casi dos horas que la primera plantilla estuvo en las instalaciones de la institución educativa.