sábado, 29 de diciembre de 2012

"Mamá, estoy muy bien" Intrahistoria de Yurena Díaz y Girona


Las grandes citas y heroínas de este club ya están guardadas en 30 años de recuerdos. Pero la fortaleza de una entidad viva se distingue por añadir nuevos lugares y personas en las gestas comunes. Fontajau se convirtió en amarillo desde el mismo momento en que las guerreras isleñas saltaron a la pista. Último encuentro de la primera vuelta y la ilusión de pasar una Navidad lo más alegre posible. Por ello el desplazamiento se inició con la máxima ambición, sin entender nada de lo que la tabla clasificatoria decía.

Y lo cierto es que fue un choque liderado desde el principio al ritmo del corazón de Romero y Blé, pero con los pulmones de Yurena Díaz. La de Escaleritas solo hacía que canalizar el espíritu del grupo, ese que le obliga y ambiciona su merecida capitanía.  Pero todo parecía romperse en el momento menos oportuno. Cuando el tercer cuarto caminaba hacia su final y la igualdad estaba amenazando los últimos diez minutos, se mascó un nuevo contratiempo en el tránsito 2012 de Díaz. Uni Girona fallaba un tiro desde la esquina donde el banquillo de Gran Canaria animaba y el atasco en la zona, en un abrir y cerrar de ojos, se convirtió en campo de guerra. El panorama era desolador con Blé doliéndose y Bold por el suelo, pero al girar la mirada la más afectada fue Yure. Las cámaras no captaron nada en un principio, pero la vibración rítmica y continua de la pierna derecha advertía que algo no iba bien.

40-41 y 1:37 por jugar del tercer periodo. Ndour, en su habitual actitud, acudió a ver que le sucedía a su compañera de selección ya que sangre y dolor son variables nada aconsejables. También acudió otro vínculo especial de la amarilla, pero en lado catalán. Noemí Jordana asistió rápidamente para ayudar y acompañar a Yurena en su dolor. Así que lo más aconsejable fue atenderla y se presumía lo que el comentarista Diego Martínez decía por televisión al ver la toalla que cubría su nariz estaba impregnada en sangre: “Para el día de hoy no se si va a estar”.

Pero ni cuando al inicio de la pasada campaña una lesión de espalda le hizo estar todo el año en blanco, ni cuando a su convocatoria en la selección se le unió una salmonelosis, el rendirse nunca fue una opción para la 10. “Siempre sigues aprendiendo aunque no estés jugando. Ves los partidos, apoyas a las compañeras. En el aspecto físico he perdido, pero soy demasiado joven como para pensar que aquí se acaba todo” comentaba Yurena al principio de la campaña.

57-57 y 1:39 para finalizar el choque y la primera vuelta, la mitad de la campaña. Astou Ndour eliminada por cinco faltas y el técnico Maikel López con una técnica. Casi diez minutos sin jugar para la capitana que ansiosa y sin miedo al reto le pregunta al coach: “¿Aún con sangre en la camiseta puedo jugar?” respuesta afirmativa y de nuevo a la cancha. Girona solo fue capaz de anotar 2 puntos en ese minuto y medio, y si Romero se encargó de resolver en ataque y Ndoye poner el tapón decisivo,  Díaz representó el espíritu que en defensa amarró la cuarta victoria de la campaña.

Como siempre, con una sonrisa en la boca, la capitana decía lo siguiente al acabar el choque: “No sé lo que ha pasado, porque no lo he visto bien. No se si me han dado un codazo, pero notaba que me dolía bastante y que me estaba saliendo sangre. Así que me asusté un poco”.

Poco tiempo para lo individual, y enseguida se cambia el yo por el nosotras, el grupo por encima de lo propio. “El partido ha sido super duro, como todos los que hemos jugado, pero nos vamos muy contentas porque hemos conseguido la victoria justo antes del final de la primera vuelta. Aunque esté un poco dolorida, así sabe mejor la victoria” a lo que añadió un mensaje de calma a su familia “Estoy muy bien mamá”

2012 le dejará malos recuerdos a Yurena, pero también le ha ofrecido la oportunidad de ser la líder y capitana del equipo de su vida. Ese que en Rodríguez Monroy le dio la oportunidad de conocer una nueva forma de ver la vida, pensando en grupo y no encontrando problema sin solución. “Yo creo que se deberían buscar soluciones para que todos esforzándonos un poquito, todos, salgamos adelante”

Palabra de capitana, historia de líder.
Yurena Díaz atendiendo a Ibon Landa al finalizar el choque