domingo, 30 de enero de 2011

Martina Stålvant: Una sueca en Canarias 30 años después.



En los años 70 del siglo pasado los turistas llegaban con cada vez más frecuencia a la isla de Gran Canaria. Los extrañados habitantes de la redonda poco a poco se fueron dando cuenta de que las cosas cambiaban a una velocidad espeluznante y que las costumbres que habían dado identidad al pueblo se transformaban a un ritmo inimaginable. Uno de los cambios más destacados a nivel social fueron los intercambios entre diferentes culturas que se produjeron, y que dieron lugar a parejas multiculturales, muchas de ellas entre canarios y suecas. Una historia que más parece de película española, pero que en muchos casos se tornó realidad. Si escarbamos en gente cercana seguro que conocemos a algún canario/a viviendo en Suecia o algún sueco/a viviendo en Canarias.



Nuestra protagonista no visitó las Canarias en esa década de cambios, ni siquiera estaba en el planeta. Martina Sofia Stålvant nació en Västerled en el cálido mayo de 1989. No es una zona precisamente deprimida del país, y probablemente por ello Martina derrocha solidaridad con el balón como demuestran sus casi 5 asistencias la pasada campaña con el Stockholm 08. En la parroquia de Västerled, dentro del distrito de Bromma, no solo Stålvant es uno de sus personajes más insignes. El príncipe Carlos Felipe de Suecia aprendió sus primeras letras en el colegio de la zona y grandes estrellas del hockey dieron sus primeros golpes en las instalaciones del lugar. También cercano a Västerled se encuentra un monumento actual al intercambio de personas como son los aeropuertos y por lo tanto, fuente de compartir cultural.




En ese ambiente creció Martina, entre bosques y calles tranquilas que le sirvieron para descubrir que el baloncesto podría ser una bonita manera de entender la vida. Poco a poco y desde el Fryshusets Gymnasium fue evolucionando en su juego que más tendió hacia el repartir juego que al anotar. Tal fue el interés que despertó, que la selección sueca le llamó en todas sus categorías y jugó los diferentes campeonatos que su país jugó en diferentes lugares (Serbia, Polonia, etc.) Y cada vez con más peso, con más liderazgo, demostrando que su mejor juego y su mejor momento estaba por llegar. Precisamente en el Fryshusets Gymnasium coincidió con una de las jugadoras suecas de mayor proyección, Danielle Hamilton-Carter, sobrina del famoso saltador Jerome Carter. Dani escogió la vía americana y cruzando el charco empezó a jugar en la prestigiosa universidad de Georgia Tech. Pero no fue el único lugar donde coincidieron, pues el 08 Stockholm fue el club que les permitió ver el baloncesto de manera profesional y en el caso de Martina pisar por primera vez el parqué de su futuro pabellón. El 14 de Noviembre de 2007 el 08 Stockholm, liderado por Nina Barlin, se enfrentó al Gran Canaria 2014 La Caja de Canarias en la Paterna y una jovencísima Stålvant disputó 2 minutos en un encuentro que se decantó del lado local por 82-75. Poco se imaginaba que cuatro temporadas después iba a ser la base titular del equipo de Mingo Díaz.




Ya creciendo en su juego el año pasado firmó la mejor campaña de su carrera con el equipo de toda su vida, el 08 Stockholm. Tan buena fue la campaña que se proclamaron campeonas de Suecia y firmó unos números dignos de la líder del equipo: 31.5 minutos, 10.4 puntos, 2.9 rebotes, 5 asistencias, 36.1 % en tiros de 2 puntos, 34.7% en tiros de 3 puntos y un 79.2 % de media en tiros libres. Pero los problemas internos del equipo al final de temporada, hicieron que Stålvant tuviera que buscar un nuevo lugar para desarrollar su juego. En Gran Canaria de nuevo ha vuelto a demostrar que su papel es más repartir que anotar, pero sobretodo ha demostrado que se ha ganado el respeto del técnico más exigente de la liga, Mingo Díaz.

Al igual que hace 30 años una sueca llegó a Canarias, pero esta vez no lo ha hecho para hacer turismo, ni para tomar el sol. Lo ha hecho para demostrar que en el baloncesto femenino también hay líderes que son capaces de convertir este deporte en un arte.






Tack! Martina!

sábado, 29 de enero de 2011

Boniface N’Dong: Jërë jëf


Mbour es una localidad situada a 8 Km al sur de Dakar, la capital de Senegal. Con 170.699 habitantes sus principales fuentes de progreso son el cacahuete y el turismo. Pero sobre todo y de forma perpetua en la relación que establecen mar y humano, la ocupación de los habitantes de Mbour es la pesca. Una profesión que convirtió las orillas de la ciudad, en uno de los puertos más importantes de la costa de África. Allí, en la dorada arena de sus playas nació hace 34 años nuestro protagonista, Boniface N´Dong.

Una infancia que destacó por largos ratos de juego en la arena después de salir de una escuela que le marcó profundamente. La religión se cruzó en su camino y dejó la huella que hoy impregna su carácter calmado fuera de la pista, situación antagónica a su rendimiento en el parqué. Su paso por el seminario entre los 13 y los 19 años hizo que se planteara seriamente encaminar su vida hacia el culto a Dios. Pero en la balanza ganó peso la opción del deporte, que en un principio fue el fútbol, pero que luego se transformó en baloncesto, una pasión que cambiaría su vida. Llegando a jugar en la Universidad de la ciudad muchos scouts se acercaron para preguntarle por su situación. Incluso Louisville se planteó becarlo, pero N’Dong decidió seguir en Senegal hasta los 22 años. En ese momento llegó una oferta desde Alemania, donde a través de un conocido, logró el visado que le permitía ponerle realidades a un sueño que se encontraba en la orilla oeste del Atlántico. Cuatro temporadas avanzando en su juego, primero en el Rattlesdorf y el TSV Breitengrussbach y posteriormente en el Bamberg de la liga Alemana, para acabar su primera etapa en Europa en las filas del Dijon francés.

Ese momento marca la vida de N’Dong. Los sueños que compartía con sus amigos en las playas de Mbour se cumplieron. Llegó la oferta de la NBA, en este caso de Los Ángeles Clippers. Con las maletas cargadas de ilusión y como límite el cielo, Boniface llegó al olimpo baloncestístico. Pero desgraciadamente su camino fue de ida y vuelta. Su poca participación en los esquemas angelinos hicieron que ese mundo idealizado cayera por su propio peso y volviera al viejo continente. Su primera parada fue el Spartak de San Petersburgo, un equipo que se presentaba último de la competición pero que con la llegada del senegalés resucitó y se acomodó en la zona tranquila. Sus buenas actuaciones le valieron un puesto como temporero en una plantilla que le esperaba con los brazos abiertos, Unicaja Málaga. Fue la sensación en los play-off. Su gran envergadura, su capacidad de correr la cancha y su tiro de media distancia enamoraron a Scariolo que le firmó un contrato para la siguiente campaña. Posteriormente con Aíto García-Reneses la evolución en el juego fue tal, que le llegó la opción de fichar por el Regal FCBarcelona, probablemente el mejor equipo de Europa. Y ahí domina las zonas como quiere, igual que los seis idiomas que habla o con la destreza que les enseña la vida a sus hijos. Al final la única palabra que puede decirle Boni a la vida es : Jërë jëf . Gracias en Wolof, su lengua materna.

lunes, 17 de enero de 2011

El baloncesto y TV Canaria

Ayer pudimos ver la clasificación del Gran Canaria 2014 para la Copa del Rey ganando de manera brillante al Unicaja Málaga. Enhorabuena y a disfrutar un año más de la competición más bonita con permiso de la Euroleague Final Four.

Pero lo cierto es que ayer si no hubiera tenido una plataforma de pago no me habría enterado que el Granca estaba en la Copa. Ayer se volvió a abrir una nueva etapa de desprecio de la TV Canaria al baloncesto canario y más concretamente al Gran Canaria 2014. No puede ser que el equipo se esté jugando la clasificación y no exista una previa, ni un post-partido, ni siquiera una pequeña conexión con La Caja Mágica para saber si ganan los de Messina o los de Maldonado. Gracias a Dios, la televisión Andaluza se encarga todos los Domingos por la mañana de hacer un carrusel por todas las canchas. Asi se da una cobertura total de la jornada que demuestra un interés absoluto por los equipos de esa mágnifica tierra (Cajasol, Unicaja, Granada)y los demás de la ACB.
No voy a hacer demagogia barata diciendo que si Mayte Castro cada semana viaja a una ciudad europea para la Champions, o que si vemos partidos que no nos interesan. Y no la voy a hacer porque creo que esos argumentos no tienen mucho sentido, cuando realmente esos derechos no dependen exclusivamente de la TV Canaria. Pero si me gustaría una mayor sensibilidad que no es tanto cuestión de presupuesto, sino de ganas de dar una cobertura acorde al rendimiento del equipo.
Tampoco puedo dejar pasar el nulo seguimiento a los equipos de Adecco Oro. Con todo mi respeto al excepcional trabajo, repito, excepcional de los compañeros del Dia TV, probablemente haciendo las mejores retransmisiones de baloncesto de España, no puede ser que una televisión local retransmita partidos y la nuestra ni se asome por el pabellón.
¿Dónde quedó el Todo Basket? ¿Interesa el baloncesto en TV Canaria o es algo que se da, porque se tiene que dar? ¿Tanto cuesta hacer un par de entrevistitas al final o al principio?
Que pena.

domingo, 9 de enero de 2011

Mejor blog deportivo 2010!...y Coby Karl.

Gracias!

Al final me llevé el premio de la gente de marchadeportivo.com y me nombraron mejor blog deportivo de 2010 de Canarias. Y eso que había gente muy importante y a la que admiro como Agustín Arias,Jose Luis Román o el gran Ruyman FM con su blog del Granca.

En fin, que gracias y espero seguir haciendo las cosas en la línea que llevamos hasta hoy.

Aprovecho, para aquellos que no vivan en Gran Canaria, para dejaros el articulo que salió en el Zona Basket de esta semana sobre Coby Karl, otra historia destacable.

Un abrazo.


PROTAGONISTA

Coby Karl

GANANDO PARTIDOS A LA VIDA

Aridane Ávila

Ganar un partido de baloncesto puede ser una de las sensaciones más agradables que pueden aparecer en la vida de un joven. De hecho muchas vidas dependen de este bendito deporte, probablemente el más bonito de la tierra. Sin embargo cuando los focos del pabellón se apagan, el público se marcha a su casa y las puertas del pabellón, cierran muchos jugadores se llevan a casa historias cargadas de emoción y superación que lejos quedan del conocimiento de los aficionados.
Coby Karl es hijo del actual entrenador de los Denver Nuggets, George Karl. Un técnico que con una carrera inmaculada en la NBA decidió probar Europa hace algunos años y que tuvo en Madrid su destino. Coby, aún un niño, se cruzaba en el parqué con Fernando Martín entre otros. Su padre de regreso a Estados Unidos volvió a demostrar su calidad en la mejor liga del mundo y Coby avanzó en sus estudios hasta enrolarse en la Universidad de Boisa State. Allí tuvo una carrera correcta (12,9 puntos y 4 rebotes por partido) pero no acabó de despertar el interés de los scouts de la NBA y no fue drafteado. Pero más importante en su vida en el campus fue su primer partido ganado al cáncer. Durante sus años universitarios se le detectó un carcinoma que le hizo someterse a dos operaciones y a recibir un duro tratamiento de quimioterapia. No salió en el Draft pero ganó el primer partido que la vida le puso.
Al no ser escogido por ninguna franquicia empezó a tantear opciones y acabó en las filas de Los Ángeles Lakers. Su papel no era el más destacable, pero le sirvió para afianzarse en sus posibilidades como jugador NBA. Y aquí aparece su segundo partido ganado al cáncer. De nuevo se cruzaba en su camino, pero en este caso se trataba de un cáncer de tiroides. Otra vez un duro tratamiento del que Coby comentó: «al principio me asusté porque cuando escuchas la palabra cáncer inmediatamente piensas que la vida puede terminar pronto. Sin embargo, luego me alegré cuando supe que más del 95% de las personas que sufren ese tipo de enfermedad lo superan y llevan una vida normal». Segunda victoria clara de Coby y esta vez por goleada. Unas duras fotos publicadas en su Facebook ayudaron a concienciar a sus fans de que la victoria es posible contra esta enfermedad y que el no perder la esperanza e intentar aunar todas las fuerzas posibles dan resultado en la lucha.
Recuperado de sus dolencias decidió cruzar el charco para tratar de hacer una buena carrera en Europa, buscando más protagonismo del que gozó en la NBA. Su primer destino fue el DKV Joventut dónde él y Sito Alonso no acabaron de cuajar una buena relación. Posteriormente volvió a Estados Unidos para enrolarse en las filas de los Cavs, Golden State y los Nuggets que su padre entrena. Pero en ninguna de sus aventuras logró afianzarse, por ello aceptó la oferta del C.B. Granada donde vuelve a sentirse un jugador capaz de ganar partidos y liderar sueños. Al igual que hizo con su vida cuando le planteó los dos partidos más difíciles y los ganó.